LA BUSQUEDA TANTRICA

El rito más sagrado de la práctica tántrica esotérica es el chakra sadhana mediante el cual los yoguis y las yoguinis se unen para alcanzar la experiencia de la bienaventuranza divina. La siguiente es una historia basada en un ritual tántrico presenciado en las montañas Kāmākhya en el estado de Assam, noreste de la India, en la década de 1970 por Samaresh Bose.

Esta tradición es la que todavía se practica en Shri Kali Ashram.

La Búsqueda Tántrica
En un extremo de la ashram en la montaña, Pranatosh Baba tenía una casa de campo propia. En una esquina había un Tridente. Delante de la Tridente, en el suelo, había un elaborado yantra tántrico (un diagrama sagrado), exactamente como el dibujado detrás de la imagen de Kali en el pueblo de Birbhum (Assam, en el noreste India). En la habitación había seis cráneos humanos, colocados a un lado en una red de tela.

Me llevó a la habitación y me invitó a sentarme. Se cerró la puerta y se sentó cruzando las piernas sobre un trozo de piel de tigre.

Comenzó a explicarme: “nosotros (tántricos) llamamos a nuestros cuerpos bhanda (receptáculo). Del mismo modo que los budistas tántricos llaman al cuerpo kayas (reinos). La esencia de este cuerpo es la esencia del cosmos (o universo como entiende la perspectiva esotérica). En efecto, para un tántrico la búsqueda comienza con el cuerpo. Como el cuerpo de uno tiene que participar en la adoración de lo divino, los tántricos mantienen su cuerpo con asana, pranayama, y bhanda (posturas de yoga, respiración y controles sutiles de lo interno). Hay innumerables nadis (meridianos y canales) en el cuerpo a través del cual el aire vital o prana circula. “los pranayama ayudan a limpiar el camino para el aire pero ¿por qué hacemos esto, le pregunté?” “desnúdate y te lo voy a explicar más”, dijo.

Cuando vio que yo estaba vacilante para desnudarme, dijo, “¿qué es esto de ser tímido delante de mí? El cuerpo es para nosotros, los tántricos, un sagrado templo!” . Diciéndolo, él se levantó y me desnudó. Allí estaba desnudo sin una sola ropa. Mientras que la ciencia nos enseña que el ser se compone de una multitud de las células, Tantra nos enseña a ver al ser como un todo orgánico. Desde esta perspectiva, somos una evolución de la totalidad. Ya que somos una evolución de la totalidad, el Tantra explica que somos espejos de lo Divino. Sobre la base de perspectiva orgánica, Tantra enumera una serie de nadis (meridianos y nervios). Estos nadis incluyen ida y píngala (llamados lalaná y rasana respectivamente por los budistas tántricos) y sushumna (avadhuti para los tibetanos y Zhong Mai para los chinos).

Mientras lo escuchaba, yo dejaba de avergonzarme de mi desnudez. Luego trazo con sus dedos una línea recta a lo largo de mi perineo. A continuación, manteniendo eso como base, dibujó un triángulo y dijo: “conectado con este triángulo púbico están ida, píngala y sushumna (lalaná, rasana y avadhuti para los budistas tántricos,  respectivamente). cuando inhalamos y exhalamos, el aire viaja a través de estos nadis pero estamos condicionados a pensar que respiramos a través de nuestra nariz. Esto no es en absoluto así. Estas dos corrientes de aire (ida y píngala), son empleadas para elevar nuestra energía a través del canal o nadi central o sushumna (avadhuti para los budistas tántricos). Esto no puede realizarse sin la practica del yoga tántrico, como asana y pranayama. En la base de este sushumna esta la energía llamada kundalini, inactiva o dormida. Los tántricos entienden que es nuestra kundalini es  nuestra fuerza de vida (energía vital). Para los tántricos, la misma kundalini macrocosmica está relacionada con nuestra kundalini.

Todo esto no tiene mucho sentido para usted, supongo, me dijo. Yo le respondí: ” Un poco. Pero sus palabras y su presencia han transportado mi mente a un reino místico.” “El Tantra lo transporta a uno a esa cruda experiencia extra-dimensional”, dijo Pranatosh Baba con una sonrisa. “No es un sentimiento o una experiencia la mente analítica, pero sí una sensación intuitiva de la potencia nuestro verdadero ser, de nuestro ser real. Sin embargo, esta sensación intuitiva que provoca el Tantra lo guiará a usted a experimentar lo místico.

Ahora volvamos a la sushumna. Es desde dentro de este triángulo (en referencia a la triángulo púbico), que se asemeja a los genitales femeninos, (Yoni o el aspecto creador) que se origina el sushumna. Profundamente dentro de esto, mora la energía kundalini (las personas no practicantes no pueden sentirla). En ella esta la semilla del deseo (la base de nuestra experiencia del mundo), y por encima de esto esta el svayambhu-linga (la esencia natural que aumenta nuestra experiencia del mundo). Svayambhu-linga y kundalini están colocados boca con boca, abrazados y besándose. Es aquí donde la kundalini permanece acostada y dormida.

El propósito del culto o la adoración es despertar la kundalini. La kundalini despierta es la fuente de Maha Shakti (la gran energía de la diosa). Ahora, al despertar la kundalini, el aspirante (sadhaka) tiene que canalizar el aliento o la respiración a través de la sushumna (esto se logra sólo después de un proceso de practica prolongado de asana y pranayama).El sushumna comienza aproximadamente a partir de la perineo y termina en la raíz de la” tercer ojo. “La kundalini tiene que ser guiada a partir de la base de los genitales hasta la raíz de la” tercer ojo en la cabeza de la persona. En el camino de esta subida, la kundalini se mueve a través de los seis chakras (seis vórtices de energía). Esto se puede comparar con un camino cuyo destino, la sexta estación, sólo es accesible después de pasar las cinco estaciones anteriores.

Donde están estas cinco? Una está en la base de los genitales y se conoce como la muladhara (el núcleo base). Al decirlo Pranatosh Baba me toco ese punto y dijo, ” los maestros tocan ese punto en la iniciación de modo que los aspirantes puedan sensualmente identificar la energía de ese punto. Luego pasó a tocar el svadhisthana Chakra, ubicado en la región detrás y lo largo de la columna vertebral. Luego el manipura, luego el anahata, luego  el visuddha, y luego la ajna Chakra. El último, dijo Pranatosh Baba, es el shahashra chackra donde reside parama Shiva (el Divino Auspicioso Señor). Hay otras explicaciones de los círculos pero no voy a entrar en eso. Si la kundalini shakti es elevada a la shahashra entonces se consigue la Gran Unión con el parama Shiva. De esta Unión de Shiva y Shakti se crea el elixir (amrta). El aspirante (sadhaka)se glorifica en el placer y la felicidad de la Unión. Entonces ella o él pierden la conciencia del mundo material y se convierten en uno con el cidananda – la conciencia de la dicha divina- que es la fuente espiritual de la felicidad. Sin embargo, si usted piensa que el aspirante puede fácilmente guiar la kundalini hasta el tercer ojo entonces usted está equivocado. Ocurre sólo a través de años de yoga y prácticas análogas (los tántricos interpretar las asana y pranayama de manera variada a los yoguis). La kundalini repetidamente vuelve a su nivel de descentramiento. EL gran desafío del aspirante (sadhaka) es guiar la kundalini hasta el tercer ojo. Esto prácticamente se logra a través del dominio de la respiración. Sólo los tántricos tradicionalmente ordenados conocer este secreto de la ciencia. Nuestra principal búsqueda es estar en Unión con Shiva y Shakti”.

Yo estaba un poco sorprendido y le pregunté inocentemente, “¿por qué hay tanto secreto en todo esto?” Pranatosh Baba echó a reír en voz alta y dijo que era una buena pregunta. Vístete y te lo diré.

Rápidamente me vestí y me senté con impaciencia. Pranatosh Baba permaneció durante unos momentos sentado con los ojos cerrados. A continuación, abrió los ojos y dijo: “lo que he contado durante todo este tiempo es acerca de la búsqueda tántrica. Pero la búsqueda ha de ser llevada a cabo con una yogini – una hembra aspirante (como se las distingue de las diosas o entidades divinas del Tantra). Para actualizar el proceso, tengo que estar unido en Unión sexual (maithuna) con una pareja del sexo opuesto, es decir, esa pareja a quien reconozco como la diosa. Esta unión de mi pareja y yo refleja la Unión de Shiva y Shakti. La mujer es Shakti y es por medio de la búsqueda de Shakti que las Grand Unión de Shiva-Shakti es posible. De hecho, Shiva y Shakti son uno y indivisibles. Toda la búsqueda tántrica en última instancia, se reduce a la búsqueda de Shakti. El mundo es Shakti, es por eso que decimos que la mujer es la madre de los Tri-bhuvan (los tres reinos o la creación). Ella es la fuente de los Tri-bhuvan.

Yo lo interrumpí y recité un verso. Pranatosh Baba me preguntó con sorpresa: “¿de dónde lo has conseguido?”. Le respondí: “de Pabitri Ma.” “Entonces tienes una buena fuente”, dijo. “Pero sólo he escuchado ese poco”, le respondí. Ella recitaba este y otros pocos versos cuando oí su canto mientras pasaba por allí. Pranatosh Baba dijo, “Pabitri Ma pronto será convertida en un gurú ordenado conocido como un STRI gurú (hembra gurú). Esto es inusual entre otras tradiciones (sampradaya) pero entre las tradiciones Tantra o sampradaya Tantra, se considera propicio recibir la iniciación de una STRI gurú tradicionalmente ordenada.”

“Cinco actividades son esenciales en la observancia de nuestra búsqueda. Estas son conocidas en los tantras como la Pancha makaras: el vino (madya), la carne (mamsa), los pescados (matsya), grano tostado (mudra) la participación sexual (maithuna). Estos son los cinco sacramentos típicos en una sadhana tántrica (praxis tántrica). De acuerdo con la filosofía tántrica, la Unión sexual conduce a la Unión última. Pero esta Unión no es para procrear. A través de la Unión sexual, se consagra una diosa. Para tal consagración, un tántrico emplea lo que se conoce como la ofrenda de las nueve Flores: abrazar (alingana), besar (chumbanam), acariciar los pechos (stana mardana), morder (danta karmam), tocar (sparshanam),  extender la vagina, presionar el pene, entrada y por último, la penetración (pravesham). Estos son conocidos entre los tántricos como Flores en la práctica de maithuna. Junto a estas practicas, se recitan estrofas y mantras. Con maithuna, la kundalini es guiada a su lugar de origen (shahashra) a la experiencia de la felicidad que viene del regresar (Renacimiento). A través de este regresión, el ser individual que esta encarnado por ella, la kundalini Shakti, es abandonada para experimentar la gracia del parama Shiva (el último ser consciente nos libera – jivan mukta). Es imposible describir los sentimientos y sensaciones que un tántrico experimenta durante esta Unión de la Shiva-Shakti en el shahashra (mil pétalos de Loto).

Usted debe estar preguntándose si hay una distinción entre la sexualidad tántrica y no tántrico. Los hombres tántricos durante el transcurso de su práctica se entrenan a sí mismos para controlar su sistema nervioso parasimpático y son por lo tanto, capaces de controlar su función eyaculadora. Del mismo modo, las mujeres tántricas ganan control en los músculos del suelo pélvico de sus órganos sexuales. Esto es obtenido a través de la práctica de asana.

Durante la Unión de Shiva-Shakti, nos convertimos en uno con el cidananda (la dicha final). De hecho, las parejas las parejas que practican diferentes niveles de tantrismo observan los diferentes aspectos de la sexualidad. Aquellos que desean guiar la energía hacia arriba, practican el control. Sin embargo, aquellos que aspiran la realización personal a menudo recitan un determinado mantra que aumenta su búsqueda espiritual. De cualquier forma, es la pareja la que participa en la sexualidad para guiar la kundalini hacia el shahashra región donde reside parama Shiva. Después de que la kundalini es guiada hacia arriba, ella es guiada de nuevo a su Estado natural, a residir en la base en el muladhara Chakra.

Nuestra misión es la búsqueda de la liberación (jivan mukta). Sin embargo, debido a nuestra filosofía, observamos el camino de la experiencia y el disfrute, dijo Pranatosh Baba.

Cuando me dijo que podía entender solo parcialmente el sentido de todo esto, pero no podía entender su verdadera importancia, “si usted ha entendido todo lo anterior, entonces puede convertirse en un aspirante (sadhaka) usted ti mismo. Además, recuerde que es fácil hablar de todo esto, pero mucho más difícil resulta la  práctica. Los tántricos a menudo dicen, es como si uno estuviera montando arriba de un salvaje Tigre, o tratando de sostener la capucha de una serpiente venenosa. Ahora, ve y abre la puerta.

El permiso

Cuando abrí la puerta vi a Pabitri Ma y Jagat sentados en el patio, con su espaldas hacia el Sol. Sus cabellos largos cubriendo sus espaldas: estaban secando sus cabellos después de baño. Hacia ellos fueron algunas otras mujeres comprometidas en diversas tareas para los próximos ritos tántricos. Algunas fueron cortar verduras, y Jagat hacía guirnaldas de Flores en el altar y cantaba hermosamente shyamasangeet (cantando específicos mantras para la divinidad). Cuando entré en la habitación y tome asiento le dije a Pranatosh Baba, “yo no puede entender por qué usted y Pabitri Ma se refieren el uno al otro como el señor y la Shakti.” Respondió, “ella es la madre original. Ella crea y ella se destruye. Ella es mi cosmos. Mi conocimiento tántrico es la gracia que viene de su fuente original, la Shakti (consciente divina). Se trata de su esencia de la que estoy nacido. Esta apreciación proviene de la búsqueda tántrica. La relación no puede ser establecida sólo sobre la base de nuestras transacciones mortales. Tantra nos enseña a ver más allá de los condicionamientos mortales. Una mujer se entiende como una mujer sólo porque estamos habituados a verla a través de nuestras mentes limitadas. Sin embargo, si vemos a través de la mente de un tántrico, vemos en su lugar a una diosa. Por lo tanto, Pabitri Ma es para mí una diosa y yo estoy habituado a referirme a ella como una Shakti. La búsqueda de la unión tántrica lleva al aspirante (sadhaka) a la etapa que esta por encima de la mera experiencia sensual. Por eso, ella es la diosa.”

Yo podría aproximadamente entender lo que él estaba diciendo y le dije que tenia una pregunta mas, pero en ese momento Pabitri Ma nos trajo algunos de té. Pranatosh Baba le dio las gracias y invitó a ella a sentarse con él. Empecé a sentirme un poco limitado en su presencia. Quería preguntarle acerca de un dibujo en blanco y negro que había visto colgado de la pared de la habitación de Pabitri Ma Mostraba a una Kali desnuda a horcajadas de un reclinado Shiva desnudo en un acto sexual de felicidad. Aquí la divinidad Kali tenía dos manos, no cuatro, como en las representaciones de los hogares o los templos, y un saliente lengua (véase Iniciación Divina para comprender el significado de la lengua). Cuando miré a Pabitri Ma y dude en hablar lo que pasaba por mi mente, ella reconoció que yo me estaba sintiendo tímido en su presencia y ofreció dejarnos privacidad. Sin embargo, Pranatosh Baba dijo que no era necesario. El dijo: “después de la forma en que se presento esta mujer a usted hace poco (como una diosa), todavía se siente tímido?”. Yo entonces junté coraje y dije que nunca había visto ningún retrato de Shiva-Kali (véase Iniciación Divina) presentado así. Se miraron el uno al otro y sonrieron. Pranatosh Baba explicó, ” Lo llamamos viparita-rati (Unión sexual en inversa). La inversión en la posición es obvio. Decimos que Shakti en forma de Kali (feroz deidad, véase el divino iniciación) esta voluntariamente involucrada en el acto de creación (como creadora, ella es la Madre Divina del mundo). Es ella quien es dinámica, mientras que Shiva es pasivo (véase Iniciación Divina). Eche un vistazo a Pabitri Ma y su habitual sonrisa todavía estaba en su rostro. Dije, “es sólo ahora que puedo aproximarme a su relevancia filosófica.” Pranatosh Baba respondió: “Es en realidad en la iniciación de que uno es enseñado en las relevancias practicas.” Luego, giró hacia Pabitri Ma y dijo, ” Ma Devi, si usted me da el permiso, entonces yo lo invitaré a venir como testigo a nuestro Chakra puja de Luna nueva.” Sus Cejas se juntaron por un momento en el pensamiento, entonces su rostro se convirtió en el normal de la sonrisa de nuevo y dijo, “es posible, pero usted necesitará el consentimiento de Jagat, Yogeshvar y los demás también.” “Ciertamente”, dijo pranatosh Baba, y agregó, “pero si pido, esperemos que la solicitud será concedido.” “Obtendrás el permiso, ¿pero qué derecho tiene para unirse en el Chakra dijo Pabitri Ma?” pranatosh Baba me miró y luego se giro hacia Pabitri Ma respondiéndole: “no tiene derecho, pero él tiene el potencial para convertirse en un tántrico y las escrituras permitir a un genuino a presenciar el Chakra.” Estaba en lo cierto entonces Pabitri Ma me dio su consentimiento con su sonrisa hermosa.

La mañana

Cinco días después de esperar ansiosamente, la misteriosa noche de la Luna nueva había llegado. Yo no sabía nada de que pranatosh Baba había hablado sobre mi con Pabitri Ma. Quizá debería haber dejado aquellas montañas kamakhya antes de esa noche. Más tarde pranatosh Baba me dijo, “es cierto que el método de nuestra búsqueda se mantiene totalmente secreto. Esto es por respeto a aquellos cuya comprensión de la religión no es más que la obvia. “El Tantra es una ciencia esotérica que no contradice la comprensión ordinaria de la religión. Sin embargo, al investigar mas profundamente, las leyes del Tantra nos llevan a otra dimensión. Una analogía se puede extraer con la mecánica clásica tal como se define por las leyes de Newton y la mecánica cuántica que aparece después de Albert Einstein.

Las leyes de la mecánica newtoniana, sobre la base de las propiedades de la tierra y la naturaleza, explican la realidad de este mundo. Sin embargo, cuando se aplican estas mismas reglas o leyes para explicar la naturaleza de espacio exterior, no sirven. Las leyes de Newton son verdaderas sólo en cuanto a la tierra se refieren. incluso su famoso dictado, “todo lo que sube tiene que bajar,” no es así en el espacio. Después de observar la insuficiencia de las leyes de Newton, los científicos entendieron que necesitaban nuevas leyes que permitieran entender el espacio exterior (véase El punto de inflexión, Dr. Fritjof Capra). Del mismo modo, la ordinaria interpretación de la filosofía religiosa y la interpretación esotérica difieren y es debido a esto que el Tantra ofrece una perspectiva y practicas diferentes. Los no iniciados sospechan de que el Tantra es poco ético e inmoral y sin embargo, a los que se iniciaron en sus misterios, Tantra se convierte en la más atractiva forma de espiritualidad. Pranatosh Baba dijo: “creo que va a ser un tesoro memorable para usted poder presenciar un Chakra puja.”

No se equivocaba. Era en realidad un privilegio presenciar los ritos de la búsqueda tántrica. Pranatosh Baba explicó además que las escrituras mantenían que los testigos de tal puja acumulan mérito espiritual. Esto es reconocido tanto por los védicos y los budistas tántricos.

Pero a medida que se acercaba la noche, yo no estaba seguro de tener la fuerza mental para honrar a pranatosh Baba y Pabitri Ma. Este era un evento sagrado, pero mi mente estaba acondicionada para creer que el sexo no privado era perverso. Empecé a dudar de la Fe que pranatosh Baba había depositado en mí. Mientras llegaba la noche, mas dudas y aprehensión comenzaban a poseer mi mente. ¿Voy a ser capaz de presentarme en el Chakra puja en un estado mental sano y sin perversión? Incluso pensé en huir. Incluso mientras yo estaba en tales dudas pude notar que pensaba en algo. Todos los días las mujeres se bañaban unas a otras con agua tibia perfumada. Sus semblantes poco convencionales me hacían verlas como unas diosas. Yo no sabía si utilizaban el jabón. Todos los días algunas mujeres traían barro húmedo del rio Brahmaputra a los pies de la montaña para bañarse una a la otra. A continuación, se secaban mutuamente el pelo con incienso. Aparte de la rudraksha y las cuentas de coral que llevaban después del baño, no vestían nada mas. La preparación diaria las hacia parecer diosas divinas. Generalmente se iban todas a una habitación, para hacer algo que desconozco. Ocasionalmente pude oír a Jagat cantando shyama sangeet en su dulce de voz. Parecían estar en sublime éxtasis todo el tiempo. Tres días antes de la Luna nueva Yogeshvar había llegado. Oí que venia de Silchar en Assam en el área de Cachar. El no tenia apenas treinta anos pero lucía el pelo rizado largo y un bigote. Su cuerpo alto y fuerte revelaban su años de práctica de yoga. Pranatosh Baba me lo presentó. Lo encontré humilde y educado y entendí que él era uno de los más antiguos discípulos de pranatosh Baba. No era un aspirante espiritualista cualquiera sino uno que había verdaderamente sido moldeado en un entorno de espiritualidad. Después de su llegada, pranatosh Baba pasó horas con él a puerta cerrada en una habitación en el extremo del patio. Yo no sabía lo que hicieron en la habitación, al igual que no tenía idea de lo que todas las mujeres hacían. Durante dos días, yo estaba casi solo. Esa noche la Luna nueva apareció. Pranatosh Baba me había dicho que el nombre real de kamakhya fue kamapitha, y es en honor al órgano de creación de Shakti (la consorte de Shiva) (véase la Iniciación divina) por lo que se honra a Kamapitha. Para honrar esto es que el templo de kamakhya fue erigido. es por este templo que la montaña lleva su nombre. Por lo tanto, es también conocido como kamagiri (o la montaña de Cupido). Había un templo en el ashram donde residía una imagen de la diosa Matangi hecha en tierra. En la imagen, ella tenia sólo dos manos, senos bien formados y complexión oscura; su ombligo estaba muy cercano al pubis y su área púbica cubierta con adornos. Había más ornamentos alrededor del cuello y los brazos, sin embargo la habitual guirnalda de cráneos no estaba y su lengua no sobresalía. Ella estaba sentada a horcajadas sobre el Shiva reclinado. Era una de las manifestaciones de la diosa Durga conocido como Shodashi. Esta imagen era adorada en el ashram cada día.

En el ashram había varios otros discípulos. Dos de ellos me recordaron a los sirvientes del propio Shiva. Todos ellos eran muy respetuosos y mostraban cuerpos formados por la práctica de yoga. Llevaban ropa roja. Tambien había un perro negro llamado Kala. El ladró cuando los extranjeros se acercaron al templo Precinth y mostró un comportamiento misterioso en el ashram.

Justo en la mañana de el día de la luna nueva, séquitos de la población local peregrinaron al ashram. Trajeron ofrendas para adorar a la diosa kamakhya Devi en el templo. Pranatosh Baba y Yogeshvar estaban ocupados en la realización de la adoración de Matangi Devi todo el día ayudados por Pabitri Ma y Jagat.

Almorcé junto a unas cincuenta personas. La comida fue cocinada y dada como ofrenda a Matangi Devi. Era deliciosa sin embargo Pranatosh Baba, Yogeshvar, Pabitri Ma, Jagat y el resto de los participantes tántricos no comieron. Estaban en ayuno.

La adoración terminó hacia la noche y el ashram fue abandonado. Yo el único extraño. El silencio y la oscuridad nos envolvían. Dos de los hombres del grupo de los seguidores, llamados Karali y Dhiru, encendieron linternas en todas las habitaciones del ashram. Kala, el perro negro, corría fuera de la ashram. La puerta del templo fue cerrada, por lo que yo no pude saber qué es lo que pasaba detrás.

Karali, Dhiru y los otros participantes estuvieron ocupados en diversas tareas. Se dedicaron a llevar todo tipo de cosas a una casita en la ladera de la patio, destinadas a la próxima adoración. Entre las cosas que llevaban habían, mangos hojas, urnas, pasta de sándalo, bermellón y lámparas de tierra.

La puerta del templo se abrió cerca del atardecer. Pranatosh Baba salió y se quedó con todo el mundo fuera del templo. Karali, Dhiru y el otro participantes vinieron y ofrecieron su pranaam (saludo de respeto con las palmas de las manos juntas). Pranatosh Baba parecía estar mirando a alguien. Imagine que estaba buscándome y fui hacia adelante e hice pranaam para todos. Todos ellos me bendijeron colocando sus manos en mi frente (me bendijeron concediéndome  su permiso para presenciar el Chakra puja). Había armonía con todos los habitantes. Me di cuenta de que Jagat y muchas otras mujeres llevaba el punto bermellón en sus frentes y en la separación de su pelo (las mujeres hindúes muestran la marca bermellón en la separación de su cabello señalando el sacramento del matrimonio). Vestían brazaletes hechos de conchas de caracol. Yogeshvar y algunos de los hombres lucían guirnaldas de flores  alrededor del cuello. Esto implicaba una sola cosa: Yogeshvar y Jagat se acababan de casar.

Me dijeron que aquellos sadhakas que están iniciados pero no casados, pueden someterse a un matrimonio específico del Chakra puja. Este rito se realiza en honor de la divinidad del Señor Shiva con el fin de emprender el culto a Shiva. Esto esta permitido en el Tantra.

Pabitri Ma me preguntó si yo había comido. Me dijo que tenía que comer. Ella nuevamente me preguntó si necesitaba comer en la noche. Pranatosh Baba luego explicó: “Una vez que nos sentemos para el Chakra Puja no podremos desvincularnos. Creemos que es sacrílego irse en medio de un Puja. Si tiene que comer, hágalo ahora “. Después de almorzar tarde, no tenía hambre y se lo dije. Luego pidió a Dhiru que me diera una manta para pasar la noche ya que hacía frío en las montañas. Los seguí a esa habitación. Era el doble de una habitación promedio en tamaño. Señalando hacia una esquina, dijo: “Allí es donde te sentarás. Si tienes que hacer tus necesidades entonces hágalas ahora”. No sentí la necesidad y me senté. Mis sentimientos vagaban entre el miedo y la incertidumbre. El aullido de un chacal afuera lo empeoró. Dhiru vino y me dejó una manta prolijamente doblada para la fría noche que siguió. Pranatosh Baba les dijo a los sadhakas que trajeran todo. A continuación, le dijo a Yogeshvar para proceder.

El chakra

Pranatosh Baba se sentó en la esquina de la habitación, donde había un tridente plantado y un yantra pintado. Del otro lado, Pabitri Ma y Jagat se sentaban juntos.
El resto de los aspirantes estaban todos sentados en un círculo. En la tenue luz vi a Yogeshvar dibujar otro yantra. Entonces Yogeshvar tomó en su regazo una urna grande y dibujó signos auspiciosos. Luego lo llenó de agua. El agua emitió un olor agradable. Se colocaron hojas de mango y un coco en la boca de la urna y Yogeshvar recitó mantras específicos. Yogeshvar recitó una serie de mantras y ofreció diversas ofrendas, desde flores hasta pasta de sándalo. Después de completar esto, miró a Pranatosh Baba, quien lo reconoció con una sonrisa y asentimiento. Yogeshvar miró a Pabitri Ma, Jagat y el resto, y todos asintieron con la cabeza en señal de reconocimiento. Ahora Dhiru y Karali colocaron en orden específico varias ofrendas como carne cocida, pescado, arroz, frutas y recipientes de bronce con hojas de betel. Pranatosh Baba se levantó de la esquina y colocó cinco cráneos humanos (simbolizando ciertas Divinidades) alrededor de la urna. Repitió un conjunto de mantras, roció un poco de agua de un recipiente de cobre en todas las ofrendas y todos supieron corresponder con el rito. Luego arrojó algunas flores mojadas en pasta de sándalo en la urna y todos meditaron un rato. Después de esto, volvió a pronunciar algunos mantras más y tocó la urna y todas las ofrendas. El proceso tomó casi una hora. Más tarde llegué a saber que estos ritos debían purificar nuestras mentes para adorar a la Divinidad Presidenta. Cuando terminó la purificación, Pranatosh Baba llenó otra urna con lo que olía a cierto tipo de vino. En esta urna fue colocada una calavera. Luego entonó otro conjunto de mantras. Reveló sus años de entrenamiento. Mucho más tarde, después de la adoración, se me dijo que no se trataba de un recitado casual de ningún mantra, sino de conjuntos específicos de mantras que describían los ejemplos específicos de la adoración. Con este rito se presentó otro conjunto de ofrendas. Con el vino, la carne, el pescado y el arroz se ofrecieron nuevamente con acompañamientos maníacos específicos. Luego concluyeron la ceremonia bebiendo y comiendo estas ofrendas como sacramentos (prasadam). Entonces todos salieron de la habitación. Nadie parecía siquiera notarme. Aproximadamente quince minutos deben haber transcurrido antes de que regresen. Pranatosh Baba primero cerró la puerta y luego extendió las mantas con la ayuda de Yogeshvar. El resto de ellos también organizó sus propias mantas. Sobre las mantas se extendieron mantas rojas de lana bordadas al estilo de Kashimiri. Las mujeres participantes no se incluyeron en estas preparaciones. Estaban en un trance meditativo. Cada uno parecía una diosa. Pranatosh Baba y Yogeshvar se sentaron sobre sus suaves mantas, hicieron varios gestos (mudras) con sus manos y nuevamente recitaron mantras. Rociaron lo que parecía ser agua por todos lados; flores de sándalo salpicadas también estaban

esparcidas por todas partes. Entonces Yogeshvar encendió una lámpara.

Después de todo esto, los hombres se arrodillaron ante sus mujeres y tocaron sus pies con reverencia e hicieron pranaam. Sin embargo, las mujeres todavía estaban en trance meditativo. Parecían estar recitando algunos mantras en silencio. Entonces, para mi sorpresa, las mujeres se desvistieron. Luego los hombres sacaron las flores, las guirnaldas, el bermellón y la pasta de sándalo para sí mismos y también se desvistieron. Lo que estaba viendo fue increíble. No importa cuán pobre sea la luz, no podría perderme los brillantes cuerpos firmes de todos los participantes. Los hombres tomaron ramitas y dibujaron triángulos en las frentes de las mujeres con bermellón. Luego los hombres tocaron a las mujeres con diferentes gestos, primero desde el ombligo hasta la pelvis y luego desde los genitales hacia abajo, primero hacia abajo en una pierna y luego hacia la otra. Untaron pasta de sándalo en los pechos de las mujeres en la cara y desde el ombligo hasta los senos. Luego fue desde el pie derecho al lado derecho de la cabeza y desde el pie izquierdo al lado izquierdo de la cabeza. A lo largo de todo esto, continuaron recitando mantras de forma ininteligible y les llevó mucho tiempo. Luego se concentraron solo en los genitales, los tocaron con ambas manos, a derecha e izquierda y al centro, y siguieron recitando mantras.

Aproximadamente entonces los hombres estaban excitados. Luego recitaron mantras para sus propios genitales rociando agua y untando sus genitales con pasta de sándalo. Pude oír claramente que pronunciaban mantras específicos. Entonces los hombres adoraban a sus mujeres en tántrico. Los chacales seguían aullando afuera. Los cráneos parecían vivos y sonrientes a la luz pálida. Yo mismo estaba en trance con lo que estaba pasando. Todo esto fue tan inesperado e increíble que me senté paralizado, no sé si eran conscientes de mi presencia. Pranatosh Baba sacó una hoja de betel doblada (paan) de una caja de latón y la colocó en la boca de Pabitri Ma. Ella le ofreció lo mismo a él. Entonces el resto hizo lo mismo. Entonces todos dijeron a sus Diosas: “Permítanme alcanzar la iluminación”. Entonces las Diosas o Shaktis extendieron la mano y le otorgaron sus bendiciones. Luego los yoguis los levantaron y los colocaron sobre sus propios regazos y los sostuvieron firmemente en sus corazones. Los hombres estaban sentados con las piernas cruzadas y las mujeres sobre ellos. En esta postura padre-madre, (Yab-Yum como lo describirían los tibetanos), se entregaron al abandono de los juegos previos eróticos; los hombres comenzaron a dirigirse a sus mujeres como diosas, como Devi, Deveshi y Shivani. Después de que los juegos previos habían durado un tiempo, los hombres pronunciaron algunos mantras cuando comenzaron a hacer el amor. El aire aún tan lejos comenzó a llenarse de gemidos, gemidos y respiración profunda. Luego hubo momentos de quietud seguidos por el profundo y prolongado dejar sin aliento. Después de que se dejó escapar el aliento, la intensidad del acto sexual se volvió más frenética. De vez en cuando, los hombres permanecían inmóviles y miraban atentamente a las mujeres: controlaban su aliento. Esto terminaría con la risa y volviendo a estar activo. (Yo estaba casado para entonces, pero no tenía idea de que las relaciones sexuales podrían ser así.) A través de su respiración controlada y haciendo el amor, los hombres parecían estar realizando un ejercicio muy extenuante. Para entonces, los hombres y mujeres ordinarios ya estarían cansados. Pude ver a Pabitri Ma y Jagat tan enérgicos como siempre. Pranatosh Baba me había hablado acerca de despertar la kundalini y guiarla hacia arriba. Parecía que estaban comprometidos en este esfuerzo a través de su unión yóguica. No recuerdo cuánto tiempo continuaron así, ya que no me vigilaban. En un momento, los hombres habían dejado de mover sus extremidades y permanecían quietos en su unión.’

Todo el asunto me pareció tan increíble que no experimenté ninguna de las reacciones normales que sentiría un individuo cuando viera a alguien haciendo el amor, a pesar de que dominaban las miríadas de técnicas para hacer el amor. Los hombres a menudo entre episodios de amor riguroso se quedaron quietos y controlaron su aliento. Las mujeres a menudo tenían sus pies envueltos alrededor de la cintura de los hombres. Si no, se sentaron a horcajadas sobre hombres yacentes y esto apareció como la imagen de Kali Devi a horcajadas sobre Shiva. Entre todo esto, uno puede notar a los hombres controlando su respiración, a veces usando sus dedos en el abdomen, mientras repiten los mantras. Recordé el concepto de los seis chakras. Se hizo obvio que esto era lo que estaba pasando. Los sadhakas habían sido capaces de despertar la kundalini y guiarla hasta la parte superior de la cabeza a través del sushumna (avadhuti para los budistas). Yo no estaba equivocado. Los hombres, después de tocar a las mujeres en el abdomen, donde residían el chakra svadhisthana, y repitiendo los mantras apropiados, reanudaron su actividad sexual con más vigor. Volvieron a callarse, y esta vez tocaron y adoraron el ombligo donde estaba el chakra manipura. De la misma manera, viajaron desde el corazón hasta la garganta y luego el punto entre los ojos. Estos eran todos los lugares donde estaban los chakras y los hombres aparentemente guiaban la Kundalini hacia arriba a través de los chakras hasta el “tercer ojo” donde Maha Shakti lograba la unión con Parama Shiva. Jagat estaba temblando y riéndose o llorando. Sus dos manos y piernas estaban alrededor del cuello de Yogeshvar y ella había tomado casi la forma de un círculo. Yogeshvar la abrazó fuertemente con sus manos. Pranatosh Baba y Pabitri Ma parecían estar permanentemente pegados el uno al otro y rodaban por el suelo de una manera peculiar. Solo se escuchaban extraños ruidos inarticulados de ellos. Este debe ser el momento de la felicidad total. Incluso su respiración parecía haberse detenido. Anteriormente, en Pranatosh Baba me había dicho que en este momento el cuerpo se volvió frío y sin vida y la cabeza se calentó. Después de este gran momento de felicidad, terminaron el rito guiando gradualmente el kundalini hacia abajo. Estaba cansado y había dormido, para despertarme al mediodía y descubrir que habían ido a rezar al templo de Bhubaneshwari, muy lejos, en Nilachal.

Fuente: www.shrikaliashram.org