QUE ES EL TANTRA

El Tantra es una ciencia y una cultura que conduce a la maestría de nuestra existencia, a la libertad, al amor (kama) y a la unión.

Un iniciado Tántrico va en el camino hacia una existencia realizada, dejando atrás las ficciones y mitos para poder alcanzar su potencial de ser completo. El Tantra consiste de prácticas tales como asanas, mantras, puja (ritual), kundalini, dhyāna (meditación), samadhi y más aspectos de yoga.

El Tantra es una ciencia monista que enseña la reintegración con el Todo y resalta la vida desde una perspectiva integral. Por lo tanto, el Tantra, no ignora la sexualidad. Se enseña la potenciación de la sexualidad desde este sentido sano con el fin de optimizar la vida. La mayoría de las religión cotidianas ignoran o reprimen activamente la sexualidad. Esta sexualidad reprimida puede causar anomalías en la vida (cf. Sigmund Freud). Muchos estudiantes vienen al Tantra para aprender técnicas para encubrir una insuficiencia sexual percibida. El Tantra Tradicional aborda la sexualidad como algo sagrado, como un camino que nos lleva a la salvación (mokṣa). Por lo tanto, los tántricos son serios acerca de su sexualidad y particularmente de las relaciones intimas entre los seres humanos. De hecho, la sexualidad no es un acto físico para un tántrico. Es la base de su ciencia espiritual. Existen numerosas técnicas sexuales, pero cuando uno realmente tiene amor ninguna de ellas es relevante.

La persona espiritualmente madura ve a todos los seres humanos como una extensión de sí misma. Esto forma la base para el amor verdadero. Esta cultura de amor nos enriquece y nos libera de las trampas del miedo que nos hacen ir en busca de una seguridad que nos limita de expresar una existencia positiva

Para llegar a este nivel, se necesita un profesor educado (ācārya) que pertenezca a una tradición válida. Si uno es un budista, hay que aprender de un Lama educado o Rinpoche. Un tradicionalista educado siempre pone la vida del estudiante en primer lugar porque él o ella ha borrado el yo narcisista y tiene amor incondicional para todos.

En la transmisión de los conocimientos del Tantra es bueno tener una actitud de niño. Los niños son buenos aprendices porque ellos copian, no sólo intelectualizan. Y en ese copiar se transforman en protagonistas del aprendizaje, no antagónicos. Así los estudiantes o Sadhakas no deben simplemente aprender intelectualmente sino aplicar los conocimientos y convertirse en Tántricos o espiritualistas. Esto les da una identidad espiritual válida que es muy valiosa en el tratamiento de los problemas modernos de la vida.

Por eso, el Tantra es la ciencia de la vida.